El Blog de la Ciudad de Dos Hermanas
El Blog de la Ciudad de Dos Hermanas

Barriada de Fuente del Rey

En el Catastro topográfico figura Fuente del Rey en el polígono núm. 17. En el padrón parroquial de 1884 figura «Fuente del Rey» entre las «Haciendas y Recreos».

En el Catastro de Ensenada se cita la Fuente del Rey o Fuente de Don Pelayo como una de las Dehesas que pertenecían al Ayuntamiento, a una legua del pueblo, El nombre hace referencia a la tradición de que en este lugar el Maestre de Santiago don Pelayo Pérez Correa hincó su espada, cuando el ejército de San Fernando, a las puertas de Ixbilia, desfallecía por falta del preciado elemento, y de inmediato se abrió un surtidor inagotable de agua purísima que sació las necesidades del ejército fernandino. Algo de esto debe haber, al margen del adorno milagroso, puesto que en el lugar existe un venero abundante de agua potable, que ha dado lugar a la formación de una laguna que, muy degradada, ha sido saneada por iniciativa municipal en los años 90.

Probablemente por esta tradición del maestre Don Pelayo, se ha dado lugar a una trasposición de nombres y en muchos documentos se habla de la «Fuente del Rey don Pelayo», lo que nos remontaría a los primeros tiempos de la Reconquista y a aquel indómito caudillo asturiano que, desde Covadonga, proclamó la guerra a los moros y que indudablemente no llega hasta nuestras tierras, tan lejanas de los agrestes roquedales que le cobijaban.

En una certificación registral expedida el 22 de agosto de 1896 a instancias del Ayuntamiento, al describir una «suerte de tierra con una caseta al pago de Campofrío» se indica que la misma está «unida hoy a la Huerta nombrada de Fuente del Rey don Pelayo». Dicha Huerta se describe de la siguiente marena:

– «Huerta de naranjal nombrada Fuente del Rey Don Pelayo, compuesta de caserío y 12 aranzadas de tierra, equivalentes a 490 a. 8 cas., en la que existen sobre 400 naranjos, porción de granados, diferentes árboles frutales y un manantial de aguas potables y linda: al Oeste con tierras del Cortijo de Cuartos; al Sur albina de don José Berdejo; al Este sitio que llaman Charco del Pastor y al Norte Camino Viejo de Dos Hermanas. Pertenece a Joaquín Medina y David, de Sevilla. Tomo 78, libro 15, folio 26, finca 201 -dpdo., inscripción 9ª.» (Esta descripción corresponde al núcleo principal de lo que actualmente es la Barriada de Fuente del Rey y sus tierras limítrofes).

Otra certificación de 30 de septiembre de 1896 describe la siguiente finca:

– Albina nombrada de la Fuente del Rey Don Pelayo, con cabida de 27 fanegas 50 cms, equivalentes a 17 Has. 70 a. y 87 cas, que linda: Al Norte con la Vereda de Puerta Parra, hoy tierra de los herederos de Juan Garcia; al Este, Huerta llamada del Rey, de don Manuel Dominguez y con Vereda de la Isla; al Sur, con el Manchón del Gallego y al Oeste con tierras de don Manuel Valera. Pertenece a Antonio de la Peña Rayón y está gravada con un censo de 3510 reales al año. Tomo 33, libro 5, folio 166, finca 258, inscripción 4.

A veces se cita erróneamente esta finca con el nombre de Fuente del Rey Don Pedro: así en la finca 23.488 Tomo 338 folio 328.

A orillas de la vereda de Fuente del Rey empezó a surgir un núcleo de población hacia 1956, con autorización expresa de la Alcaldía de Dos Hermanas, que poco a poco crecería hasta formar una Barriada que ha seguido aumentando en los últimos quince años gracias a las industrias del Polígono de la Isla, instaladas en la zona al amparo del fallido proyecto del Canal Sevilla Bonanza y del Polo de Desarrollo de Sevilla, en el que se incluían estos terrenos. En pleno de 30 de diciembre de 1969 se asignan nombres a las calles de la Bda. de Fuente del Rey, recordando a personajes de la Reconquista de Sevilla por Fernando III el Santo: ALMIRANTE BONIFAZ, BEATRIZ DE SUABIA, CABALLEROS DEL PILAR, FERNANDINA, PELAY CORREA, ROMERÍA DE VALME y TEMPLARIOS.

Precisamente en la calle Templarios, el Ayuntamiento ha acondicionado la fuente allí existente, colocando un azulejo con una imagen sacada del Libro de Las Cantigas, con la siguiente inscripción: «Virgen, ¡valedme!, ¡valedme!,/ y a mi hueste generosa; /que soldados y caballos/ mueren de sed matadora»./ Esta es la fuente que, por mandado/ del rey San Fernando,/ alumbró el Maestre Don/ Pelayo Pérez Correa en 1248″.

El II PGOU proyectó la AO-35 «Fuente del Rey» para completar la urbanización del terreno colindante de uso industrial con una superficie de 334.715 m2.

Fuente: Libro Calles, Plazas, Campo… Dos Hermanas de Pedro Sánchez Núñez de 2004.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: