Calle Aníbal González

Sucesivamente llamada «Padre Tomaso Concha, Sanchís Banús» y»Aníbal González». Popularmente también «calle de Alvarito», porque en su esquina con Sta. Mª. Magdalena está la tienda que perteneció a Alvaro Pareja «Alvarito», persona muy querida en Dos Hermanas.

Llamada inicialmente «Padre Tomás» («Patomá», en el habla popular), como se recoge en el acuerdo de 26 de junio de 1914 (f. 89): en un padrón parroquial de 1878 tenía 22 casas y se la cita con este nombre. Posteriormente recibió el nombre de General Concha, indicándose que a su espalda está la calle Rivas (reseña del acta de 30 de noviembre de 1910, f. 125). El General José Gutiérrez de la Concha, a quien parece haberse dedicado la calle, fue Gobernador de Cuba a lo largo de varios periodos de la segunda mitad del siglo XIX y renunció a formar gobierno, invitado a ello por Isabel II cuando se produjo el triunfo de los liberales en Alcolea, tras la «Gloriosa» (1868). El nombre fue sustituido al llegar la República por el de Sanchís Banús, en sesión de 16 de agosto de 1932 (f. 86) razonando el cambio en que «el General Concha era un personaje de un sentir histórico manifiestamente reaccionario» y puntualizando que Sanchís Banús fue «modelo ejemplar que fue en vida de civismo y ciudadanía».

Por acuerdo de 9 de septiembre de 1934 se cambia aquél nombre y se le impone el de Aníbal González, en homenaje al Arquitecto sevillano Aníbal González (1876-1929) auténtico artífice de la Exposición Iberoamericana celebrada en Sevilla en 1929, y a quien se deben algunos de los edificios más señalados de la Arquitectura regionalista, destacando entre todos la Plaza de España.

Fuente: Libro Calles, Plazas, Campo… Dos Hermanas de Pedro Sánchez Núñez de 2004

Calle Andrés Hernández ‘El ciego’

Calle dedicada a un popular personaje llamado Andrés Hernández Alvelo, que se dedicaba a la venta del cupón y conocía «la vida y milagros» de muchas familias de Dos Hermanas. Guardaba cartas de muchisimos famosos de todo el mundo, a quienes escribía pidiéndoles unas líneas autógrafas. En pleno de 27 de septiembre de 1985 se acuerda denominar con este nombre, entre otras, «una calle de nueva formación en la Fase I del conjunto de viviendas que promueve «Indoher, S.A.» entre las calles Doctor Fleming. Estepa y Sacristán Enrique Tinoco…».

Fuente: Libro Calles, Plazas, Campo… Dos Hermanas de Pedro Sánchez Núñez de 2004

Avenida de Andalucía

Se denominó también Luis de Ybarra, Eduardo Dato. Fernando de los Rios, Concepción Arenal, Luis de Tapia, General Sanjurjo-Luis de Ybarra y actualmente Avda. de Andalucía.

En 1917 don Amancio Renes Esteban, Director de las Escuelas del Ave Maria, se queja al Ayuntamiento porque Correos se niega a llevarle la correspondencia al carecer de nombre la calle donde se encuentra el Colegio. En sesión de 5 de octubre de 1917 (f.93) se le pone el nombre de Luis de Ybarra «por sus esfuerzos en favor del Colegio del Ave Maria». Más tarde se la denomina como calle Eduardo Dato.

La calle Eduardo Dato fue rebautizada por la Corporación republicana con el nombre de Fernando de los Rios, en sesión de 6 de mayo de 1931 (f. 84), y así aparece en el callejero de 1931.

En el mismo periodo republicano, en sesión de 6 de mayo de 1931 (f. 84) otra parte de esta Avenida denominada calle Luis de Ibarra recibe el nombre de Luis de Tapia, nombre que se impone a la calle Campoamor por acuerdo de 7 de septiembre de 1934. En sesión de 9 de noviembre de 1934 cambia nuevamente de nombre para recibir el de «Concepción Arenal», en homenaje de la ilustre socióloga y escritora gallega, que tanto se ocupó de la condición obrera y femenina y de la reforma penal española, habiendo desempeñado el cargo de «Visitadora General de Prisiones» en 1864.

Terminada la Guerra Civil, se denominaría calle General Sanjurjo.

En sesión de 10 de octubre de 1945 (f. 41) se acuerda adquirir a don Juan Sánchez Román una parcela de 19.500 m² en la margen derecha de la Carretera Madrid-Cádiz, frente a las Escuelas del Ave María con el siguiente destino: 3.380 m² para construir un Mercado al por Mayor de frutas y hortalizas, 9.800 m² para construir Viviendas Protegidas y 9.800 m² para campo de deportes cediéndolo a tal efecto a la Obra Sindical de Educación y Descanso. Más adelante, en sesión de 6 de diciembre de 1945 (f. 46) la superficie para el Mercado queda en 4.445 m² y los 15.055 m2 restantes se destinan a la construcción de viviendas, adquiriendo en firme los terrenos a su citado dueño, adjudicándose la construcción del mercado a don Manuel Herrador Luque. No consta qué pasó luego, pues al final el Mercado no se construyó probablemente al delimitarse el Polígono de Los Montecillos.

En pleno de 29 de diciembre de 1967 se impone el nombre de calle Andalucia a una calle de la parcelación promovida por dona María Gómez Romero de Diánez.

El nombre de Avda. de Andalucía sustituye al de General Sanjurjo por acuerdo plenario de 26 de diciembre de 1979. En pleno de 27 de mayo de 1981 se puntualiza que el nombre de Avenida de Andalucía engloba no solo el del tramo anteriormente denominado General Sanjurjo sino también el de Luis de Ibarra «que pasan por tanto a ser una sola calle».

El desarrollo urbanístico de la Avda. de Andalucía está previsto en las actuaciones AP.94 del II PGOU, que ordenan terrenos al sitio de Ibarburu comprendidos entre las instalaciones deportivas y el enlace con la autopista Dos Hermanas-Puerto Real.

Fuente: Libro Calles, Plazas, Campo… Dos Hermanas de Pedro Sánchez Núñez de 2004

Calle Amancio Renes

Amancio Renes Esteban era sacerdote y maestro de las Escuelas del Ave María, tal como se recordaba en una lápida de mármol que estaba colocada en la fachada de la casa que fue demolida, hoy de nueva construcción, junto a la farmacia de la Plaza de Menéndez y Pelayo. En sesión de 23 de diciembre de 1914 (folio 61) en el pleno queda enterado de una comunicación de Amancio Renes informando que el 21 de diciembre de 1914 el Sector Universitario de Sevilla le concedió autorización para que funcionaran legalmente las Escuelas del Ave María. Se había instalado la benemérita institución docente en terrenos cedidos a tal fin por la familia Ybarra, que creó una fundación para ello. En 1918 se terminan los edificios que conformaban las Escuelas, hoy prácticamente destruida a excepción de la Iglesia ruinosa, sobre Proyecto del Arquitecto regionalista Pablo Gutiérrez Moreno, a quien se deben, entre otros, la mayoría de los chalets del sevillano Barrio del Porvenir (A. Villar Movellán: «Arquitectura del Regionalismo en Sevilla», 1979 pág. 521).

El 22 de marzo de 1935 (folio 12) se impone el nombre de este benemérito maestro al «trozo de calle que va desde la venta de Las Palmas al almacén», en la Barriada denominada «Olivar de Don Juan», en «El Palmarillo».

Fuente: Libro Calles, Plazas, Campo… Dos Hermanas de Pedro Sánchez Núñez de 2004

Calle Álvarez Quintero

Calle del Barrio de San Sebastián. En pleno del 19 de diciembre del 1920 se impone el nombre a los famosos comediógrafos utreranos Serafín (1871-1938) y Joaquín (1873-1944) Álvarez Quintero -autores de obras que dan vida a un Andalucía alegre, salerosa y comprometida como «El Genio Alegre», «Mariquilla Terremoto», etc- a una calle aún sin rotular, a propuesta del Concejal Antonio León Reyes, junto con otras cinco calles, dedicadas a Benavente, Siurot y tres vecinos de Dos Hermanas muertos en la guerra de África. Se la sigue citando con ese nombre en un callejero de 1931 efectos del arbitrio de plusvalía y se mantiene sin variación de nombre hasta la fecha.

Fuente: Libro Calles, Plazas, Campo… Dos Hermanas de Pedro Sánchez Núñez de 2004

Parque Municipal de La Alquería del Pilar

Aparece en un padrón parroquial de 1884 entre «Haciendas y Recreos».

En una certificación registral expedida el 13 de noviembre de 1896 a instancias del Alcalde de Dos Hermanas don Juan Rubio figura, entre otras, esta descripción:

«El Cercado compuesto de varias suertes de tierra con caserío y quinta de recreo en el pago Hoyo del Negro, nombrado Alquería del Pilar, y antes se nombraba Manchón de las Morerillas y Cercado de los Novillos, todo bajo una cerca formando una sola finca, de cabida de 10 y media a Has. 69 a. 55 cas., qué linda: Al Norte con Canteras de la Empresa del Ferrocarril de Cádiz y terrenos baldíos; al Sur con la misma línea férrea y con olivar del Conde de Cervellón; por el Este con camino de la villa de Alcalá de Guadaira y Callejón de Los Lobillos y al Oeste otro olivar del Sr. Marqués de Marchelina. El dominio y posesión corresponde a Don José Lorenzo Lamarque de Novoa, de Sevilla, inscrito al Tomo 98, libro 20, folio 151, finca 860, inscripción 1ª. Está gravada por un tributo de 6 reales de réditos anuales que afecta a 3 fanegas, 3 celemines y 21 estadales, y otro tributo de 3 reales de réditos anuales que afecta a una fanega».

La cantera la que se alude no es otra cosa que la actual Auditorio Municipal, apreciándose aún el terraplén perpendicular a la vía férrea, indica el lugar por el que se sacaban de la cantera los materiales para la construcción de la sub-base de la vía férrea Sevilla-Cádiz.

Se la cita también el callejero a efectos del arbitrio de plusvalía en 1931. Se trata de la Quinta de Recreo construida enfrente de la Estación de ferrocarril de Dos Hermanas por Lamarque de Novoa y Antonia Díaz la recreo y descanso y para buscar inspiración en sus quehaceres literarios. En la actualidad, junto con otras las próximas, constituye el «Parque Municipal» que lleva su nombre. En su recinto se encontraba un romántico monumento conocido como «La Cruz de los Caballeros». En el Registro de la Propiedad se describe la Cruz de los Caballeros, finca con una cabida de 7 Has, 3 a., 49 cas., inscrita con el número 4534 (Tomo 116 Folio 43) que linda al Norte con el cauce viejo del Río Guadalquivir y al Sur con tierras del Cortijo de Cuarto. En ella estaría el monumento de recuerda el lance caballeresco y que luego fue trasladado a la finca de Lamarque de Novoa y más tarde -entorno a 1978- fue retirado por los últimos propietarios, la familia Ramos Sainz, herederos de don Pablo Ramos Carretero, antes de entregar la finca al Ayuntamiento que incoó expediente para su expropiación.

Fuente: Libro Calles, Plazas, Campo… Dos Hermanas de Pedro Sánchez Núñez de 2004

Calle Almirante Bonifaz

calle de la barriada de Fuente del Rey recibió su nombre en pleno de 30 de diciembre de 1969 el almirante burgalés Ramón Bonifaz 1200 1256 llevo las naves castellanas río Guadalquivir arriba y se encontró con San Fernando en la torre de los Herberos que entonces estaba orillas del antiguo cauce del río Guadalquivir tras este encuentro la flor bajo su mando se dirigió a Sevilla y rompió el puente de barcas que unía la ciudad a Triana 1248 cortando las fuentes de suministro de los árabes del Aljarafe lo que facilitó la conquista de la ciudad así asediada.

Fuente: Libro Calles, Plazas, Campo… Dos Hermanas de Pedro Sánchez Núñez de 2004

Calle Alfredo Kraus

Tenor canario, considerado por algunos críticos como el mejor tenor del mundo en un momento. Terminada la carrera de Ingeniero Industrial, Kraus realizó sus estudios superiores de canto en Madrid, Barcelona y Milán. Inicia su brillante carrera tras memorables interpretaciones de Rigoletto y Tosca en El Cairo. Su éxito mundial comieza a raíz de un inolvidable ‘Traviata’ en Lisboa con María Callas. Kraus estuvo considerado como el poseedor de ‘la mejor técnica belcantista que se conoce’ y permaneció en activo y con una admirable y hermosa voz hasta su muerte la última década del siglo XX.

Enterado de la dedicación de esta calle en pleno de 2 de enero de 1989 en la Urbanización Ntra. Sra. de los Ángeles, dirigió una carta a la alcaldía, fechada a 2 de agosto de 1991, en la que dice: «Me siento orgulloso y honradísimo de que en esa Ciudad se me dedique una calle y al expresarle mi agradecimiento les ruego lo haga extensivo a los miembros de esa Corporación con mi afectuoso saludo para todos Vds.»

Fuente: Libro Calles, Plazas, Campo… Dos Hermanas de Pedro Sánchez Núñez de 2004

Calle Alejandro Collantes

Alejandro Collantes de Terán, poeta sevillano (1901-1933), fundador de la revista «Mediodía» (1926) pertenece a la generación poética de Juan Sierra, Joaquín Romero Murube y Rafael Laffón. Cultivó también el ensayo, el cuento, la novela y el teatro, colaborando asiduamente en la prensa sevillana. Frecuentó Dos Hermanas, donde tuvo muchas amistades y donde pasaba temporadas en una hermosa finca, actualmente integrada en la Urbanización Vistazul, denominada «Huerta de Collantes». De estas estancias Nazarenas quedaron algunos de sus más logrados versos, entre ellos el que dedica a Dos Hermanas:

Dos Hermanas:
en tus calles silenciosas
nacen todas las mañanas
sonrisas y mariposas.
Qué lindas en mayo están
las huertas de Dos Hermanas
cuando cantan las campanas
al alba en San Sebastián.
Cuando la villa se llena
de algazara y de ruido
de recibir el silbido
rotundo de la sirena.
El sol dora con sus brillos
los colorados zarcillos
de cristal de las obreras
que caminan mañaneras
por senderos amarillos.
Mediodía... Los manchones
duermen su siesta sensual,
por un caño va el cristal
del agua de los plantones...
Un carro pasa despacio
y se crujir de madera
es el ¡ay! de una playera
que se rompe en el espacio.
Las calles quedan desiertas
hay olor de pan y ruidos
de almuerzo y gratos latidos
hogareños en las puertas.
Un forastero ha pasado
camino del Arenal:
detrás de cada cristal
se levanta con cuidado
un visillo; cada flor
de tiesto, con sed espera
la flor de la regadera;
hay en la tierra un olor
de humedad caliente y grata.
Vuelve la vida. La mata
bendice a Dios, los jilgueros
cantan, cantan los zagales
en la paz de los senderos
que rayan los naranjales.
Se habla de campo y de vino,
de la guerra con los moros,
de política y de toros
en la acera del Casino.
Un pito: aprietan el paso
Carmela y Consolación,
para ver en la estación
un tren que trajo de retraso.
Tienen la mirada llena
de sol, una dalia clara
en la cabeza, en la cara
la belleza nazarena.
La noche de mayo está
linda; todo maravilla.
Un coche de juerga va
caminito de Sevilla...

Un sobrino del poeta, don Juan Collantes de Terán, Catedrático de Literatura de la Universidad de Sevilla, recuerda sus visitas a la finca de sus parientes en Dos Hermanas y comenta con acierto estos inspirados versos en la Revista de Feria de Dos Hermanas de 1985 (pp. 12-13).

El apellido Collantes persiste aún en Dos Hermanas. José Collantes de Terán, que fue funcionario del Ayuntamiento, es un destacado «cantaor», que tiene grabados dos discos y llegó el premio de Certamen Nacional de la Bulería de Jerez.

Fuente: Libro Calles, Plazas, Campo… Dos Hermanas de Pedro Sánchez Núñez de 2004

Calle Alcoba

Es una de las calles más antiguas de Dos Hermanas. Su nombre, podría recordar a un Hernando de Alcoba, al que se refiere el historiador Leandro José de Flores («Memorias históricas de Alcalá de Guadaira», 1833 y Reed. Alcalá de Guadaira, 1983 pág 149), reproduciendo una apócrifa «Historia rara sobre Dos hermanas, Orippo y la imagen de Santa Ana». Según esta crónica «un Montañes honrado Legionense llamado Hernando Alcoba, vino de las Montañas el año de 1257 y después de haber visitado el cuerpo de San Fernando y a Nuestra Señora de los Reyes, salió él y su pariente de la ciudad de Sevilla, llegaron las orillas del Betis y con algún descanso marcharon entre Oriente y Occidente, y a las tres millas encontraron el castillo tan celebrado de Cuartos y cabe él una capillita y en ella vieron y veneraron la imagen milagrosa con el título de Valme que el Santo Rey dejó para que la venerasen. A corta distancia llegaron a unas fuentes llamadas de Don Pelayo y marcharon por su arrecife, y a las dos millas del territorio de Orippo llegaron y de allí al castillo antiguo de Orippino Romano, donde está mi señora Santa Ana; y venerada le labró casa y con solemne procesión la colocó en ella; y en lo más alto de la cañada hizo su asiento, labró casas a su pariente, sus hijos y descendientes; y hecha la población la puso el debido nombre de lugar Dos Hermanas; y le dieron sus vecinos a sus casas el nombre de la calle de los Alcobas, y la de los Caballeros, la Cruz de Rivas…».

En definitiva, una novelesca descripción que supone otra idea sobre el origen de Dos Hermanas, esta vez vinculado a la familia Alcoba. Hay que decir que el apellido Alcoba tuvo un gran peso en el siglo XVII, época en la que se fraguaron muchas leyendas. Flores dice que estos Alcoba están emparentados con los Rivas, los Portillos y los Pozas.

En el padrón, firmado a 30 de noviembre de 1631 con motivo de la venta de Dos Hermanas al duque de Alcalá, consta de 213 personas lo que denota su importancia. En el Catastro de Ensenada tiene 37 casas que en total miden 435 varas de frente y 1141 de fondo. De ellas, 5 son de dos plantas y el resto de una y un solar. Once casas están techadas de paja. Hay casas que, según la descripción de linderos, limitan con «el solar o callejón de Palomera», otras «con el Ejido» y una con la calle San Alberto.

En el repartimiento de 1836 figura con 24 contribuyentes y en el de 1876 con 87 casas. En pleno de 16 de abril de 1904 se alude a que en la calle Alcoba se encontraba la «Huerta Ntra. Sra. de las Mercedes», de Don Tiburcio Alba y Larios.

Creo que es la única calle antigua Dos Hermanas que nunca ha cambiado de nombre, ni siquiera en el habla popular y sigue manteniendo su nombre en la actualidad.

Fuente: Libro Calles, Plazas, Campo… Dos Hermanas de Pedro Sánchez Núñez de 2004