Victoria de Manu Bejarano en Montmeló, donde le pone acento español al cierre de la European F3 Open

Tras ser subcampeón en la primera carrera de la Copa en el Circuito de Cataluña, el piloto sevillano de Cedars se impone en la despedida de la temporada.

El sevillano Manu Bejarano ha despedido a lo grande la temporada en la European F3 Open al hacer doblete en el podio del último meeting de la temporada en la categoría F306. Y es que si el sábado se subía al segundo cajón del Circuito de Cataluña en la denominada Copa, reservada a los Dallara menos evolucionados, este domingo, el piloto de la escudería Cedars, embajador de la capital hispalense, se proclamaba con autoridad campeón de la segunda carrera tras codearse incluso con los mejores de la parrilla al finalizar sexto absoluto en Montmeló. Le daba así al automovilismo español la gran alegría del fin de semana en el trazado barcelonés.

El piloto de Montequinto sólo ha necesitado tres carreras, tras el agridulce debut de hace dos semanas en Jerez, donde a pesar de su rápida adaptación no podo terminar por problemas de neumáticos y mecánica, para conseguir su primer podio en la categoría de bronce del automovilismo. Y una más para lograr su primera victoria en la exigente European F3 Open, donde se ha mostrado en tan sólo dos semanas como unas de las sensaciones de la parrilla, en este caso de la mano de las firmas Central Car Rental, ABR Talleres, Tododesguace David de Augusto  y Mary Paz.

Los entrenamientos libres de la última cita de la temporada, donde a pesar de la humedad de la pista fue mejorando los tiempos con el paso de las sesiones para situarse entre los mejores de toda la parrilla, batiendo incluso el récord del primer sector del técnico trazado catalán, ya sirvieron para atisbar lo que finalmente ha sucedido. Y eso que una salida de pista en una recta acabó con el monoplaza del hispalense medio destrozado tras chocarse contra el muro.

Una vez superado el susto, el trabajo a contrarreloj durante la noche del viernes, hasta bien entrada la madrugada, de los técnicos de Cedars le permitió a Bejarano disputar los entrenamientos cronometrados del sábado, donde logró la decimocuarta plaza absoluta y la cuarta entre los Dallara F306. Ya en carrera, poco después y arriesgando al límite, mejoraba tres posiciones para subir al segundo cajón del podio, histórico al ser el primero de un representante andaluz en la F3.

Este domingo, en la última carrera de la temporada, Manu Bejarano ha destapado el tarro de las esencias en Montmeló para ganar con autoridad en la Copa. Su sobrio pilotaje, sin apenas errores, le ha permitido ir recuperando posiciones hasta situarse quinto absoluto hasta la última vuelta, donde finalmente el italiano Schiró le superaba in extremis. Eso sí, el excepcional sexto puesto logrado por el quinteño, al margen de confirmar su progresión y potencial, le sitúa como uno de los pilotos llamados a ser protagonista absoluto la próxima temporada, donde aún tiene que garantizarse un asiento.

Un dato: Manu Bejarano se ha impuesto de forma contundente en la última carrera del certamen de la European F3 Open aventajando en cerca de 12 segundos al segundo clasificado de su categoría, el estadounidense Jesús Ríos (Top F3); y en 32 al tercero, el italiano Luca Orlandl (Team West-Tec), cuyo compañero de escudería, el belga Sam Dejonghe, vencedor de la primera carrera del fin de semana entre los F306, no podía terminar la prueba.

Manu Bejarano: “Quiero darle las gracias a toda la gente de Sevilla que me está apoyando, comenzando por el alcalde, a mis sponsors, Central Car Rental, ABR Talleres, Tododesguace David de Augusto y Mary Paz; sin los que no hubiera podido correr en Montmeló; además de a mi equipo. Y cómo no, a mi familia, ya que sé el esfuerzo tan grande que están haciendo.

Esta victoria me da mucha fuerza para tirar para adelante, para ser optimista de cara al futuro. Todo ha ido mejor de lo que esperábamos. En el equipo están muy contentos e ilusionados, sorprendidos con los resultados y los tiempos. Más no se puede pedir. Bueno, que lleguen los patrocinadores para que podamos estar de nuevo aquí la próxima temporada. Entonces vendré no a ganar una carrera, sino la competición”.

La Federación Andaluza de Natación recompensa al C.W. Dos Hermanas-EMASESA

Lorena Miranda recibe el premio a la mejor jugadora de waterpolo 10/11 y una mención honorífica por sus éxitos con España, mientras que el club hispalense es distinguido como tercer clasificado del Trofeo FAN. 

La Federación Andaluza de Natación entregaba este fin de semana los premios a todos aquellos que destacaron a lo largo de la pasada temporada. El acto, que tuvo lugar a la finalización de la Asamblea General y del almuerzo posterior llevado a cabo en los salones del hotel Hesperia de Córdoba, sirvió para reconocer la gran temporada realizada el pasado ejercicio por el C.W. Dos Hermanas-EMASESA, estandarte regional de la especialidad.

La internacional Lorena Miranda recogía el galardón que la reconocía como mejor jugadora de waterpolo de la pasada campaña, al margen de ver reconocida su gesta como campeona mundial júnior con la selección española, además de integrante del combinado nacional en el Campeonato del Mundo de Shanghai y la fase final de la Superliga Mundial. Por estos motivos, la jugadora del equipo sevillano recibía una mención honorífica por parte de la FAN.

Por su parte, el club nazareno recogía por medio de su presidenta, Ana Aretxabaleta, el galardón que le reconocía como tercer clasificado en el Trofeo FAN, que comprende todos los torneos regionales disputados a lo largo de la temporada.

MEDALLA A LOS SERVICIOS DISTINGUIDOS PARA MANUEL PEÑALOZA
El club nazareno compartió protagonismo, entre otros homenajeados, con la ex nadadora malagueña María Peláez, Placa de Honor de la FAN por los extraordinarios méritos deportivos acumulados en su carrera, en la que participó en cinco Juegos Olímpicos; o el ex colegiado sevillano Manuel Peñaloza, que recibió a título póstumo la Medalla a los servicios distinguidos tras su dilatada trayectoria en apoyo de las diversas modalidades acuáticas de una manera desinteresada, premio que recogía su madre.