Calle Canónigo

Calle sucesivamente llamada Canónigo Sagrado Corazón, Reina Victoria. General Cabanellas, Romero Serrano, Leguina Vidal, Sagrado Corazón General Franco y Canónigo.

Está en el núcleo de las diez o doce calles primeras de Dos Hermanas. En el padrón de vecinos formado en 1631, a la venta de la villa al Duque de Alcalá, tenía 47 casas, 5 haciendas y bodegas, 9 casas de vecinos y un total de 256 vecinos («La Villa de Dos Hermanas en el Siglo XVII». pág. 97).

Por los nombres de sus moradores y su «curriculum» esta es la calle donde vi gente principal de Dos Hermanas, La mayoría de sus vecinos están profusamente citados en nuestro libro «La Villa de dos Hermanas en el siglo XVII», al que nos remitimos.

En el Catastro de Ensenada, la calle Canónigo tenía 49 casas, de las cuales 29 eran de dos plantas, una choza y tres hornos. Entre los detalles de interés que Cadastro nos brinda señalamos los siguientes:

  • Una de las casas linda con la casa del Marqués de Dos Hermanas.
  • Otra casa linda «con casas del Convento de Monjas de Santa María de Gracia.
  • Otras casas lindan «con solar del Marqués de la Mina» con la calle de la Mina.
  • Una casa «linda con el egido».
  • Un lindero es también «la callejuela de la Carvajala y carnicería de la Villa».
  • Otra casa linda «con calle que sale a la calle del Pinar».
  • La calle Marea es el lindero de otra casa.
  • Una casa linda «con la casa de campo de don Juan Ruiz Durán”.
  • De interés es el lindero de una casa con calleja a la calle Real, con bodega, viga y lagar y atarazana».
  • Otra casa es la Casa Hacienda del Marqués de Dos Hermanas con dos plantas y 40 varas de frente por 48 de fondo, que linda por una parte con la calle Canónigo y por otra con el callejón de las Tunas, que es la actual calle Doctor Caro Romero.

En el Padrón Parroquial de 1878 tenía 62 casas, y se llamaba «Sagrado Corazón» hasta que, en sesión de 30 de mayo de 1906 (F. 24) se le dio a esta calle el nombre de Reina Victoria, en honor de la Reina Doña Victoria Eugenia de Battenberg (1887-1969), esposa de Alfonso XIII, Reina de España precisamente des el mismo año 1906 hasta su exilio suizo en 1931, una vez proclamada la República: era nieta de la Reina Victoria I de Gran Bretaña y abuela de S.M. el Rey Juan Carlos I.

Al final de esta calle, hacia el Sur, estaba la «plazuela llamada Puerta del Lanero», según reseña la sesión de 6 de agosto de 1909 (f. 190), recordando la antigua Hacienda de Pino o del Lanero, donde al parecer se producía un vino dulce muy renombrado el pueblo llamaba «Sangre de Cristo»: esta Hacienda sería la del que mirador de la esquina de la calle Romera, donde hoy día está el Bar Esperanza. El 16 de junio de 1911 (f. 25) se aprueba contratar la casa número 21 de esta calle para instalar la oficina de Telégrafo concedida a Dos Hermanas, que se inaugura el 26 de agosto de 1911 (f. 83) poniéndose telegramas al Sr. Borbolla y al Director General de Correos y Telégrafos, que fueron contestados a la hora y media. En el número 27 estaba la farmacia de la huérfana de don José Montero Sousa, según recoge el acta de 11 de abril de 1913 (f. 13 vto.).

En vista del «mal estado del techo de los altos del Ayuntamiento», el 3 de diciembre de 1915 (f. 14) se acuerda que el Juzgado, que funcionaba en la planta alta del Consistorio, se traslade a Reina Victoria núm. 74, a una casa arrendada por el Ayuntamiento, donde vivía el Secretario del Juzgado.

Por acuerdo de 26 de mayo de 1916 (f. 66) se arrienda para instalar la oficina de Telégrafos la casa número 42 de esta calle, nombrándose jefe de la Estación a la Srta. Dolores Serra (f. 67). En sesión de 2 de junio de 1916 se da cuenta de la comunicación del otorgamiento del servicio telefónico a Dos Hermanas: el alcalde propone que el Municipio adquiera el aparato telefónico, ya que así estaba establecido. En sesión de 9 de junio de 1916 (f. 69) se da cuenta de un oficio del director de la Real Telefónica Urbana informando que el aparato valía 275 pesetas, instalándose en la casa de Telégrafos (f. 75 vto.).

En pleno de 1 de febrero de 1918 se adquiere la casa número 26, indicándose en el acuerdo que «en su fachada existía un santo de mérito por su antigüedad. pidiendo doña Eulalia Durán y otras damas que las autoricen a colocado en otro lugar y restaurarlo, a lo que accede el Ayuntamiento a condición de que la imagen siga siendo del pueblo y se coloque en lugar visible y publico». Dado que la casa en cuestión se adquirió para demolerla y comunicar la calle Reina Victoria (Canónigo) y Cánovas del Castillo (Cervantes), el «santo de mérito» debe ser el azulejo dieciochesco de San José que fue trasladado al lateral de la casa inmediata a la demolida, dando a la actual calle Cervantes.

En sesión de 24 de mayo de 1918 (f. 65) se acuerda desalojar la casa arrendada donde estaba instalado el Juzgado por necesitarla su dueña, trasladando las oficinas judiciales a los altos del Ayuntamiento, a lo que se niega el Juez, aunque al final termina claudicando… El 3 de diciembre de 1930 se alquila la casa número 7, propiedad de don Manuel Rodriguez Hidalgo, para instalar la Oficina de Telégrafo Público.

En sesión de 6 de mayo de 1931 (f. 84) se le cambia el nombre de Reina Victoria por el de General Cabanellas, en homenaje al General cartagenero Miguel Cabanellas Ferrer (1862-1938), que presidió en Burgos la Junta de Defensa Nacional hasta que Franco accedió a la Jefatura del Estado. Más tarde, y sin que el acuerdo de 22 de marzo de 1935 se refiera a cambio de nombre alguno de la calle Canónigo, suponemos que un trozo de esta calle, el comprendido entre los «Cuatro Cantillos» y la calle Murillo Vidal (Romera) recibe el nombre de «Romero Serrano (f. 12). El citado Romero Serrano era maestro en Dos Hermanas.

En el número 2 de la calle Leguina Vidal existe una torre, otorgandose licencia de obras a su propietario, José García López, el 11 de septiembre de 1929 (f. 21). Citada en un callejero republicano de 1931. Por acuerdo de 7 de septiembre de 1934 (f. 100) se le impone el nombre de «Alejandro Lerroux», pero no debió surtir mucho efecto este acuerdo porque en sesión de 9 de noviembre de 1934 se le impone el nombre de «General Franco».

En pleno de 30 de junio de 1967 (f. 54 vto.) se nombra Alcalde Honorario de Dos Hermanas «a S.E. el Generalísimo D. Francisco Franco Bahamonde, Jefe del Estado Español»: no consta si se le hizo entrega solemne de tal nombramiento, porque no se vuelve a hablar del asunto en las actas.

En pleno de 26 de diciembre de 1979, la primera Corporación elegida democráticamente tras la Constitución de 1978 acuerda sustituir el nombre del General Franco por el tradicional de CALLE CANONIGO. No sabemos a que “canónigo» se le dedicaría la calle en sus orígenes.

En la primera casa de esta calle, margen izquierda desde la plaza del Arenal existe una lápida de mármol recordando que fue la primera calle que se pavimento en Dos Hermanas «siendo Alcalde don Federico Caro Lázaro», en 1911, con este texto: «La obra del adoquinado/de esta calle, primera que se hace/en el pueblo, se verificó en el año 1910/siendo Alcalde Federico Caro Lázaro».

Fuente: Libro Calles, Plazas, Campo… Dos Hermanas de Pedro Sánchez Núñez de 2004

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.