Romería de Valme: Años de decadencia (1901-1918)

Seguimos con este fascinante viaje a través de la historia de la Romería, en las anteriores entradas se descubrió el origen y los antecedentes de la fiesta y como fueron las primeras Romerías. En esta entrada se echa un vistazo a unos años en los cuales no se celebró por falta de dinero.

Desde 1901 hasta 1905 no existe ningún dato acerca de la celebración de la Romería de Valme ni en la prensa sevillana ni en las actas capitulares del Ayuntamiento de Dos Hermanas, que concedía anualmente una subvención a la Hermandad para contribuir a los gastos de la fiesta. A pesar de la ayuda municipal y de los generosos donativos del «protector» Lamarque (que solían ascender a una quinientas pesetas anuales), la Hermandad liquidó con déficit los presupuestos de los años 1987, 1898 y 1899. No ocurrió así en 1900 y 1901, pues, al no celebrarse la Romería, hubo saldos positivos.

Con los ingresos anuales de la Hermandad (unas mil quinientas pesetas), no podía costear los cuantiosos gastos de la Romería, cuyo presupuesto superaba las quinientas pesetas. Tampoco hay que olvidar que la Hermandad estaba obligada a celebrar, con el mayor esplendor posible, triduo, función y procesión en junio coincidiendo con la festividad de San Juan, lo cual aumentaba aún más los gastos de la corporación, que, por lo general, solían superar notablemente la cifra de ingresos.

En cualquier caso, el 29 de septiembre de 1901, la Hermandad, reunida en junta general, a propuesta de los hermanos Joaquín Rodríguez (alcalde primero) y Carlos Carvajal (secretario primero), acordó por unanimidad y sin discusión alguna que no se volvería a celebrar la Romería hasta que la Hermandad lo juzgase oportuno y existieran fondos suficientes.

De esta manera, los primeros años del siglo XX, la Romería no se celebró, debido principalmente a la causa antes indicada, la falta de recursos económicos, aunque hubo otras circunstancias que influyeron en la suspensión: sucesión precipitada de gobiernos liberales y conservadores con la consiguiente inestabilidad política, caciquismo, huelgas revolucionarias de Barcelona, Bilbao y Andalucía (1902-1905), sequía y hambruna de 1905-1906, «Semana Trágica» en Barcelona (1909), «Ley del Candado» (1910) en contra de las órdenes religiosas, huelga general ferroviaria (1912), primeros años de la Gran Guerra Europea (1914-1915).

Habría que esperar hasta que, en junio de 1916, la Hermandad, a propuesta de numerosos hermanos y vecinos del pueblo, decidiera suspender las funciones del día de San Juan, que eran las únicas que se habían venido haciendo desde que suspendiera la Romería, y empezar a hacer cálculos para volver a celebrar la Romería. Se hicieron rifas, sorteos y hasta se instaló una gran tómbola en la Velada de Santa Ana. Pero no fue suficiente, ante el compromiso adquirido con los vecinos del pueblo y el deseo de la mayoría de los hermanos para que se volviera a celebrar se vio obligada a acudir al Ayuntamiento, entonces presidido por D. Juan Antonio Carazo Gómez. El alcalde ofrece doscientas pesetas para premios y doscientas pesetas para contribuir a los gastos de la Romería, obtenidos de las mil quinientas pesetas destinados a sus gastos de representación. El domingo 22 de octubre se vuelve a celebrar la Romería impulsada, como hemos visto, por el alcalde. La Romería de este año no fue todo lo exitosa como se preveía debido a que la víspera había habido un conflicto en la Fábrica de Yute, debido a la retirada de la maquinaria de la fábrica, cerrada ya hacía tres años; por el cual, setecientas mujeres entraron en la fábrica y destruyeron todo lo que se encontraron a su paso, teniendo la Benemérita que pedir refuerzos ante la situación producida.

Contribuyó a esta nueva etapa de la Romería, iniciada en 1916, la renovación de la casi totalidad de los cargos directivos de la Hermandad, que prácticamente desde 1980, habían estado ocupados por los mismos hermanos. Entre los nuevos directivos, se encontraban D. José Sánchez Rubio (hermano mayor), D. Antonio García Rodríguez (teniente de hermano mayor), D. José Agustín Baena Caro (tesorero), D. José Díaz Gómez y D. Francisco Gómez García (alcaldes) y D. Manuel Tinoco Rodríguez y D. Antonio Troncoso Herrera (secretarios).

En 1917 se celebró de nuevo la Romería, de este año se sabe que el Ayuntamiento concedió 150 pesetas para premios, que la misa de Cuarto estuvo a cargo de D. Antonio Mañes Jerez, beneficiado de la Catedral de Sevilla, y que de Sevilla y los pueblos cercanos acudieron muchos romeros, que utilizaron toda clase de medios de transporte. También cabe destacar que en sesión celebrada el 30 de noviembre de 1917, el Ayuntamiento acordó consignar en su presupuesto anual la cantidad de 500 pesetas para la Romería de Valme, 250 para la Hermandad y la misma cantidad para gastos, una cifra nada despreciable para la época, y sensiblemente superior a la que tenían asignadas otras hermandades del pueblo.

En 1918 se proyectó la celebración de la Romería para el domingo día 20, con un programa similar al de años anteriores. Sin embargo, a causa de una epidemia de gripe que por entonces causaba estragos por Sevilla, y por orden del Gobernador Civil de la provincia, la Romería fue suspendida dos días antes de su celebración. En vista de que la enfermedad contagiosa remitió y que los pocos casos de gripe eran todos muy leves, se consiguió del Gobernador que autorizara la celebración el domingo día 27, último del mes de octubre. Y con la solemnidad acostumbrada se llevó a cabo la fiesta. A las once llegaron los romeros a la Ermita, y se celebró una solemne misa oficiada por el párroco, D. Antonio Romero Montes, ayudado por el diácono D. Luis Peña Sánchez.

Así cerró este período, con la recuperación de la Romería y el inicio de una etapa de esplendor y reforma dentro de la Hermandad de Valme.

Grupo de romeros en la explanada del Cortijo de Cuarto durante la Romería de Valme (1916)

Grupo de romeros en la explanada del Cortijo de Cuarto durante la Romería de Valme (1916)

Carro con un grupo de romeras en la Romería de Valme (1916)

Carro con un grupo de romeras en la Romería de Valme (1916)

Carreta de la Virgen de Valme (1917)

Carreta de la Virgen de Valme (1917)

Fuente: Libro Romería de Valme (1894-1994) de Hugo Santos Gil de 1996.

Romería de Valme: Las primeras Romerías (1894-1900)

Continuamos con la serie de entradas referidas a la historia de la Romería, en la anterior se fijaron el origen y los antecedentes de la fiesta, en este se ahonda en las primeras romerías.

Como ya se ha dicho, con el patrocinio de Lamarque y de los miembros de la Hermandad, se decidió celebrar anualmente una Romería con la imagen de la Virgen de Valme hasta el Real Santuario situado en el Cortijo de Cuarto.

Se eligió la primera celebración romera la fecha del tercer domingo de octubre del año 1894, ya restaurada la imagen de la Virgen y estabilizada económicamente la Hermandad con la ayuda de Lamarque, quien, sin dudad, sufragó los gastos de esta primera Romería.

Se estableció que si por causa del mal tiempo la Romería no se pudiese celebrar esta pasaría a domingo inmediato, el 27 de octubre; como así sucedió. En los días previos a la celebración, un temporal de lluvias azotó Sevilla y su comarca, por lo que la Hermandad, con acertado criterio, decidió posponer la Romería hasta el domingo siguiente.

Días más tarde el «Diario de Sevilla» recogía una pequeña crónica sobre como se había desarrollado esta primera Romería de Valme:

«En Dos Hermanas verificaron con gran entusiasmo el domingo la anunciada Romería de Valme. Con un día amenazando lluvia salimos de esta villa á las ocho de la mañana, acompañando á Nuestra Señora de Valme, en romería, al bonito santuario que existe en el próximo cortijo de Cuartos.

La carreta que conducía la imagen estaba engalanada con mucho gusto, mereciendo plácemes por los preparativos de dicha fiesta los Sres. Lamarque de Novoa, Avila y Ramos y D. José Ruiz y Ruiz.

El acompañamiento ha sido numerosísimo, recordando que concurrieron á la fiesta los señores Valera Martín, y Valera y García (don Francisco), Ibarra (don José y don Luis), marqués de Torrenueva, Lastra (don Antonio y don José), González Ibarra, del Pino, Flores Santamaría, Grimarest y otras muchas personas distinguidas de la capital.

Después de oída una misa solemne, hubo gran animación de la explanada del santuario, por la tarde se cantó una salve, regresando los romeros á las seis de la misma. La banda municipal tocó los más escogido de su repertorio».

A pesar de la brevedad y concisión de esta información, podemos hacernos una idea de cómo se celebró aquella Romería. Así, observamos que su organización no era muy diferente a la de la actualidad: salida a las ocho, llegada, al Santuario y misa solemne, almuerzo, canto de la Salve y regreso al pueblo. Con un horario muy diferente al de nuestros días, la comitiva romera emprendió el camino de regreso a las cuatro de la tarde y entró en Dos Hermanas en torno a las seis.

En 1895, la Romería se celebró el día 20 de octubre. Muchos diarios publicaron en sus páginas el programa de la fiesta que, a grandes rasgos, decía lo siguiente: salida a las ocho de la mañana, llegada al Santuario a las diez, y solemne misa con sermón a cargo de D. José Ruiz y Ruiz, misionero apostólico y cura de la Parroquia de San Lucas de Jerez, regresó de la procesión por la tarde y entrada en la villa a las ocho. Los diarios se hicieron eco del éxito de la Romería y de las 3.000 almas que fueron a ella, una cantidad considerable teniendo en cuenta que Dos Hermanas contaba en aquella época con 7.000 habitantes. La carreta donde iba la virgen artísticamente adornada de flores, de cuyo centro se elevaba un precioso templete gótico preparado con flores naturales de la Alquería del Pilar por Antonio Alcocer, jardinero de Lamarque, y bajo la supervisión de éste.

Los pronósticos para esta segunda Romería fueron totalmente desbordados, según la prensa de la época, la aglomeración de público fue tal que la Romería de Valme superó a las que se celebraban treinta años antes en Torrijos y el Almonte. Como hechos curiosos destacar: que asistieron más de treinta y dos carros y carretas vistosamente engalanados, que la comitiva se encontró con el tren de las diez y cuarto, que asistieron importantes personalidades de la época y que se hubo de colocar la Efigie en el altar mayor para que los devotos le besaran el manto.

Con un programa similar se celebró la Romería de los años siguientes, mereciendo destacarse que en 1896 la fiesta constituyó una verdadera procesión de rogativas, por «los males que á la patria afligen«. Con esta frase, un cronista de la época se refería a las graves consecuencias de la Guerra de Cuba, iniciada en febrero de 1895, y de la de Filipinas, que comenzó en agosto de 1896. La carreta de la Virgen iba adornada con flores moradas y, en el sermón pronunciado en la misa celebrada a la llegada de los romeros a la Capilla, D. Antonio Romero Montes, párroco de Dos Hermanas, expuso las causas de esos «males» según la mentalidad de la época: «las causas productoras de los males porque atravesaba la patria estrivaban en que el pueblo habíase alejado del altar, pues durante las épocas de gran fé, España vióse rodeada de grandezas sin cuento«.

Para la Romería de 1897, la Hermandad acordó realizar una tirada de cincuenta carteles con el programa oficial de la fiesta, con el fin de distribuirlos en los locales públicos de Dos Hermanas y en alguno de los pueblos limítrofes. Del extenso programa que se distribuyó cabe destacar las siguientes consideraciones: la primera, es que los carros y carretas por primera vez irían numerados según su llegada a la plaza de la iglesia, la hermandad se vio obligada a tomar esta medida por la masiva afluencia de carros en años anteriores y para evitar disputas entre los conductores; la segunda, es la primera vez que se hace referencia a los premios para los carros y carretas, costumbre que quedó instaurada para siempre aunque con el tiempo fue aumentando el número y cuantía de los premios; y en tercer lugar, la forma en la que se realizaría el regreso de la comitiva, con hachones y bengalas encendidas para iluminar la carreta de la Virgen, dado que entonces no existía aún iluminación eléctrica.

En 1898 la Hermandad de Valme acordaba que la fiesta era la más agradecida por el pueblo nazareno, esto revela la importancia que estaba adquiriendo la Romería. Se publican amplias crónicas sobre la Romería, de estas crónicas se desprende que la organización de la procesión era bastante diferente a la de la actualidad y, quizás, mucho más «procesional» y organizada que típicamente romera. También es curioso ver como acudían a la Romería las camareras, los munícipes y los músicos en carros, en riguroso orden tras la carreta de la Virgen. La Hermandad cuidaba al máximo el orden del cortejo que quedaba de la siguiente forma: la Virgen, carruajes, carretas y carros. Igualmente, se sabe que el cortijo había unas doce casetas, levantadas por el Ayuntamiento, la Hermandad, el juez y exalcalde, D. Francisco Ávila Ramos y varios particulares. En este año la Romería se suspendió el 16 de octubre a causa de las lluvias.

En 1899, la Romería se celebró como en los años anteriores, con gran afluencia de público y, sobre todo, «gran número de personas de la buena sociedad sevillana«. Esto nos ratifica que la Romería de Valme era una fiesta aristocrática por excelencia. Cabe destacar que este año deja de nombrarse a D. José Lamarque de Novoa como organizador de la Romería, y «depositario» de la carreta de la virgen. En su lugar, aparece como propietaria la señora viuda de D. Manuel Valera, que a la sazón era Dª Brígida García y García.

En 1900, a causa de las impresionantes lluvias, que inundaron varias zonas de Sevilla capital y su comarca, se decide suspender la Romería hasta el mes de mayo del siguiente año. Pero llegado el mes de mayo de 1901, D. Eduardo Miura, propietario del Cortijo de Cuarto solicita a la Hermandad que no se celebrara su proyectada peregrinación, por los daños que podrían causar los romeros en sus sembrados, muy próximos a la Ermita, ya que las labores agrícolas se hallaban muy avanzadas. Aunque la Hermandad no estaba de acuerdo al final se decidió la no celebración de la Romería.

Crónica sobre la Romería de Valme publicada en El Tribuno el 21 de octubre de 1895

Crónica sobre la Romería de Valme publicada en El Tribuno el 21 de octubre de 1895

Crónica sobre la Romería de Valme publicada en El Tribuno el 21 de octubre de 1895

Crónica sobre la Romería de Valme publicada en El Tribuno el 21 de octubre de 1895

Fuente: Libro Romería de Valme (1894-1994) de Hugo Santos Gil de 1996.

Romería de Valme: Origen y antecedentes

Con esta entrada iniciamos la serie de entradas que nos mostrarán la historia de unas de las fiestas más significativas de la ciudad.

La presente entrada posee dos partes bien diferenciadas. En la primera de ellas se exponen, en orden cronológico, las diversas circunstancias que tuvieron como desenlace la celebración de la primera Romería de Valme en octubre de 1984. En la segunda parte, se analizan someramente los antecedentes históricos y culturales que subyacen a dicha celebración. Y nos prepara para adentrarnos de lleno en el fantástico viaje a travñes de la fiesta.

La novelista suiza Cecilia Böhl de Faber (1796-1877), marquesa de Arco-Hermoso, residente en Dos Hermanas entre 1822 y 1835, publicó, en noviembre de 1856, su novela de costumbres «La familia de Alvareda», inspirada en un hecho real ocurrido en Dos Hermanas. Con esta obra, la escritora, que ocultaba su verdadero nombre tras el seudónimo Fernán Caballero, se propuso atraer la atención de los Duques de Montpensier para que restauraran a sus expensas un deteriorado Pendón de rey Fernando III, que se conservaba en la Parroquia de Dos Hermanas, y la ruinosa Capilla de la Virgen de Valme en el Cortijo de Cuarto, mandada edificar por el mismo monarca en acción de gracias por la ayuda que la Santísima Virgen le prestó durante la Reconquista de Sevilla.

Fernán Caballero consiguió su propósito, y el día 1 de mayo de 1857, los Duques hicieron entrega del Pendón restaurado a la iglesia parroquial de Dos Hermanas, en una ceremonia solemnísima de la que se hicieron eco los principales periódicos sevillanos.

Dos años más tarde, el 9 de octubre de 1859, se inauguró la Capilla remodelada de la Virgen de Valme, también gracias a los Duques de Montpensier, quienes, además, costearon la edición de una Corona Poética, magníficamente imprimida en los talleres del sevillano Francisco Álvarez. La propia Fernán Caballero se encargó de recopilar los distintos poemas y de redactar el prólogo.

Así se inició uno de los periodos más importantes y decisivos de la historia de la villa de Dos Hermanas, que entonces comenzaba a despertar al progreso, y en particular, de la Hermandad de Valme, que, extinguida durante la invasión francesa (1808-1812), empezó a reorganizarse en este momento.

Empero no solo fueron Fernán Caballero y los Duques de Montpensier los iniciadores de este periodo de esplendor; el poeta y diplomático José Lamarque de Novoa, cónsul del Imperio Austro-Húngaro en Sevilla, se trasladó a Dos Hermanas y construyó para su esposa, la poetisa Antonia Díaz Fernández, en las afueras del pueblo, una mansión de recreo, rodeada de frondosos jardines, que ambos inauguraron en 1872 con el nombre de Alquería del Pilar, y que fue punto de reunión de los poetas, escritores y artistas más importantes del momento, como Fernán Caballero en sus últimos años de vida, el escritor y poeta Luis Montoto, el pintor Virgilio Mattoni y el escultor Adolfo López Rodríguez. De esta manera, Dos Hermanas contaba con el círculo posromántico más importante de Sevilla, y desde él, si duda, se impulsó la idea de realizar una romería anual en honor de la Virgen de Valme.

La llegada de Lamarque de Novoa supuso una «revolución» para el pueblo. Desgraciadamente, la pérdida de las actas capitulares del Ayuntamiento correspondientes a este período nos impide conocer que obras realizaría D. José a su costa. Debieron de ser muchas, ya que el propio Ayuntamiento nazareno, en 1901, reconocía que había sido «bienhechor» del pueblo.

Pero si fue bienhechor de Dos Hermanas, más lo fue de la Hermanadas de Valme, que, aunque reorganizada en 1870 de la mano de D. Juan Sánchez Martín, D. Antonio Muñoz García y D. Manuel López García, atravesaba momentos muy difíciles.

En efecto, la primera intervención de Lamarque en asuntos de la Hermandad se produjo el 25 de enero de 1893, cuando consiguió que el Pendón de San Fernando, depositado en 1868 por la Duquesa de Montpensier en la Capilla Real de la Catedral de Sevilla, fuera devuelto a la Parroquia de Dos Hermanas.

En los años siguientes, emprendió y financió numerosísimas reformas para engrandecer y restaurar el maltrecho patrimonio de la Hermandad de Valme, expoliado durante la invasión francesa a principios del siglo XIX. No en vano la Hermandad lo distinguió con el nombramiento, casi honorífico, de «hermano protector».

Además, se erigió en el principal promotor y mecenas de la Romería, cuya celebración había sido propuesta, tras la restauración del Santuario de Cuarto en los últimos meses de 1893, por algunos hermanas, con el fin de rememorar las hazañas y gestas de San Fernando durante el asedio de Sevilla, y evitar, al mismo tiempo, que el recién restaurado Santuario permaneciera en el olvido.

Para llevar a buen término la celebración de la nueva fiesta, la Hermandad nombró inmediatamente una comisión encargada de realizar los trabajos y gestiones oportunas para llevar a buen término la Romería. Así parece consignado en el acta del cabildo celebrado por la Hermandad el 25 de Abril de 1894,en el que, además, se acordó proceder a la inmediata restauración de la imagen de la Virgen que se encontraba en muy mal estado.

Se eligió para la celebración de la Romería el mes de octubre, cuando ya habían finalizado las tareas agrícolas. Es significativa la elección de ese mes, pues recordemos que, treinta y cinco años antes, y también en octubre, se había inaugurado la Ermita tras ser restaurada por los Duques de Montpensier.

La idea de celebrar una Romería anual al Cortijo de Cuarto entronca, posiblemente, con la tradición que existía desde antiguo de acudir en peregrinación al Santuario de Cuarto en determinadas épocas del año para implorar la ayuda de la Virgen. El sacerdote D. José Alonso Morgado, en su libro sobre Nuestra Señora de Valme, nos dice que la fiesta principal de la Virgen se celebraba, al menos durante los siglos XVI y XVII, en la Capilla el segundo día de la Pascua de Pentecostés; es decir, el mismo día en que se celebra la Romería del Rocío. A esta fiesta, acudían numerosos devotos de Sevilla, de los pueblos comarcanos y de las haciendas y alquerías próximas al Cortijo de Cuarto. En el Santuario se celebraba una misa solemne y, después, los remeros se dispersaban por el campo para almorzar, cantar y bailar. A la caída de la tarde, tenía lugar una pequeña procesión con la Virgen alrededor de la Ermita y se daba por concluida la fiesta. Desde luego, aquella celebración tenía unas características muy similares a las de la Romería que comenzó a partir de 1894: peregrinación al Santuario y día de asueto en el campo.

Por otro lado, hemos de citar también las numerosas y frecuentes procesiones de rogativas que, con la Virgen de Valme, se han celebrado a lo largo de los siglos desde la Ermita de Cuarto hasta Dos Hermanas para remediar distintos males. Así ocurrió, por ejemplo, en los años 1649, 1662, 1700, 1794 y 1800. En efecto, no debemos de olvidar que, con motivo de estar rogativas, la Virgen era traída a la Parroquia de Dos Hermanas, donde se celebraba una novena, y, tras el cese de la epidemia o catástrofe, la imagen se llevaba en procesión de acción de gracias hasta el Santuario de Cuarto, lo que constituía, en cierto sentido, una «fiesta» en la que participaban los vecinos de la entonces villa nazarena.

Recordaremos, también, que Sevilla es una ciudad eminentemente procesional, en la que la religión debe «entrar por los ojos» a los fieles. Esta religiosidad popular se manifiesta, principalmente, en un sin número de procesiones y actos culturales que están presentes durante todo el año en la vida de la ciudad

Tampoco podemos olvidar que las romerías han sido y son tradiciones arraigadas en Andalucía. La de Valme debemos enmarcarla dentro de un contexto en el que están o estuvieron, entre otras muchas, las Romerías del Rocío, de Torrijos, de Consolación y de la Caneca.

Por último, desde la Edad Media tenemos constancia de la existencia de romerías y peregrinaciones a Santuarios marianos. Hay referencias a ellas en as Cantigas de Santa María, de Alfonso X, y en los Milagros de Nuestra Señora, de Gonzalo de Berceo. Ambas obras datan de la segunda mitad del siglo XIII.

En síntesis, podemos decir que hay que situar el origen de la Romería de Valme a finales de 1893, cuando un grupo de hermanos sugirió la celebración de una peregrinación anual al Santuario de Cuarto. Esta «idea» fue decisivamente impulsada por D. José Lamarque de Novoa y por otros destacados personajes como el pintor Virgilio Mattoni y varios hermanos de la Hermandad, que, además, fueron iniciadores de importantes y numerosas reformas den el seno de la corporación.

La celebración de una romería o peregrinación en honor de la Virgen de Valme era, en cierto modo, una tradición que venía de antiguo, dado que las características de la fiesta que se celebraba en la Ermita de Cuarto entre los siglos XVI y XVIII son muy parecidas a las de la Romería que, con carácter anual, la celebración de la fiesta de la Virgen de Valme tenía la finalidad de rememorar un hecho histórico, la Reconquista de Sevilla por Fernando III, y que, además, siempre se ha asociado a un hecho religioso identificado sobre todo a partir de 1894, con el pueblo de Dos Hermanas.

Grabado de Doña Luis Fernanda de Borbón y Don Antonio María de Orleans, Duques de Montpensier

Grabado de Doña Luis Fernanda de Borbón y Don Antonio María de Orleans, Duques de Montpensier

Reverso del Pendón del Rey Fernando III como quedó tras la restauración realizada a expensas de los duques de Montpensier en 1857

Reverso del Pendón del Rey Fernando III como quedó tras la restauración realizada a expensas de los duques de Montpensier en 1857

Fuente: Libro Romería de Valme (1894-1994) de Hugo Santos Gil de 1996.

El circuito permanente de orientación de Dos Hermanas, pionero en la provincia, de estreno

Disponible para los usuarios en el Parque Forestal Dehesa de Doña María tras su inauguración oficial por las delegadas de Deportes y Medio Ambiente con motivo de la clausura del curso de iniciación a la disciplina.

Dos Hermanas presume desde esta semana de Circuito permanente de orientación, pionero en la provincia de Sevilla y que ratifica la localidad sevillana como referente de dicha modalidad deportiva. Ubicado en el Parque Forestal Dehesa de Doña María, las delegadas de Deportes y Medio Ambiente del Ayuntamiento nazareno, Victoria Tirsa Hervás y Rosa María Roldán, respectivamente, han sido las encargadas de inaugurarlo oficialmente, para lo que se ha aprovechado la clausura del Curso de iniciación a la orientación desarrollado durante dos jornadas para formar a monitores/as deportivos, técnicos/as del propio consistorio y profesorado de los centros educativos de la localidad, para el que se inscribieron más de medio centenar de personas.

Las ediles estuvieron acompañadas en el acto por José Antonio Martín y Santiago Santiago Veloso, directivos del Club ADOL (Asociación Deportiva de Orientación Lince), colaborador en la organización del curso junto con la Delegación de Sevilla de la Federación Andaluza del Deporte de Orientación. El propio Santiago Veloso ha sido el encargado de realizar el mapa y los recorridos de un circuito con el que se permite a los habitantes y visitantes la posibilidad de practicar la orientación en cualquier momento del año. Para ello, la Dehesa de Doña María se ha balizado pertinentemente con puntos de control en el terreno por los que los practicantes de la modalidad deben pasar para seguir el recorrido dibujado en un mapa, que puede descargarse desde la web de la Delegación de Deportes en el siguiente ENLACE

El Circuito permanente de orientación de Dos Hermanas presenta además una novedad tecnológica, ya que sus recorridos pueden realizarse mediante el uso de las nuevas tecnologías utilizando la aplicación para móviles y tabletas Iorienteering. De esta forma, se permite la opción de seguir los distintos recorridos confirmando el paso por los puntos de control mediante la lectura de códigos QR instalados en las balizas. No obstante, se dispone de una tarjeta en el reverso del mapa para anotar unos códigos de letras, por si los usuarios no disponen de teléfono móvil o no desean usarlo.

Esta instalación deportiva no regulada permite la posibilidad de una práctica lúdica, además de representar un recurso de enseñanza y un terreno de entrenamiento muy interesante y útil para organizaciones educativas y deportivas. Además, puede constituir un importante reclamo turístico por la conjunción de ambas actividades, así como para el fomento de hábitos de vida saludables entre la ciudadanía.

En España ya existen varios circuitos permanentes de orientación, a los que ahora se une el Parque Dehesa de Doña María, que entra a formar parte de esta novedosa oferta deportiva.

El circuito permanente de la localidad nazarena cuenta con cuatro tipos de recorridos.

•    ADAPTADO: Fácil, para personas con movilidad reducida.

•    VERDE: Fácil.

•    AZUL: Dificultad y distancia media.

•    ROJO: El de mayor dificultad técnica y distancia.

Más información Circuito permanente de orientación de Dos Hermanas

Apertura de las piscinas municipales de Dos Hermanas

Disponibles desde el viernes 3 de julio para uso recreativo las instalaciones de Los Montecillos, Ramón y Cajal, Montequinto y Fuente del Rey, que se adaptan a las normativas sanitarias vigentes.

La apertura de las piscinas municipales de Dos Hermanas para uso recreativo se producirá este viernes, 3 de julio, en una nueva temporada de verano que cuenta con muchas novedades como consecuencia de la normativa de aplicación y protocolos específico para este tipo de instalaciones y sus usos, debido a la alerta sanitaria originada por el COVID-19. De esta forma, la Delegación de Deportes del Ayuntamiento nazareno garantiza que el uso y disfrute de las mismas se produzca de forma segura, contribuyendo con el interés general de control de la pandemia en beneficio de la salud de la ciudadanía.

Previamente a su apertura, se ha actuado sobre las piscinas municipales en un tiempo récord, realizando distintas inversiones para asegurar un uso seguro de las mismas. A tal fin se ha actuado en la impermeabilización del vaso olímpico de Montequinto, el vaso de chapoteo de Los Montecillos, el cierre perimetral de Fuente del Rey, los sistemas de depuración y filtros de Los Montecillos y Ramón Cajal, la instalación de dosificadores y sensores automáticos de químicos de piscinas, el suministro de agua de Ramón y Cajal, además de las tareas ordinarias de mantenimiento y puesta en marcha de las instalaciones.

USO RECREATIVO DE PISCINAS

Horarios

InstalaciónLunes a juevesViernes a domingo
Piscina de Los Montecillos    12:00 a 20:00 horas
Piscina Ramón y Cajal  13:00 a 19:00 horas
Piscina de Montequinto
Piscina de Fuente del Rey

Las principales novedades hacen referencia a

1.- REDUCCIÓN DE AFOROS

  • Se reducen los aforos al 75% del aforo permitido, debiendo respetar en todo momento la población usuaria la distancia de seguridad interpersonal.

2.- VENTA DE ENTRADAS

  • Para asegurar adecuadamente en todo momento el cumplimiento de los aforos, las entradas se pondrán a la venta de forma anticipada, no pudiendo adquirirse entradas para el mismo día de su compra.
  • Este año, como gran novedad, se venderán entradas las 24 horas del día los 7 días de la semana. Los puntos de venta de entradas son:
  • Oficina Electrónica de la Delegación de Deportes: venta de entradas 24 horas al día y 7 días a la semana en http://oelectronica.doshermanas.net/
  • Lugares físicos: de lunes a viernes (en días hábiles), de 9 a 14 horas.
  • Palacio de los Deportes.
  • Pabellón de Montequinto.
  • Oficina Municipal de Fuente del Rey.
  • No se efectuará venta de entradas en las propias piscinas ni en lugar distinto a los arriba reseñados.
  • El precio de la entrada es de 3,00€ (entrada única), estableciéndose como formas de pago el monedero electrónico y la tarjeta bancaria.
  • La entrada sólo tendrá validez para la fecha e instalación para la que se emite, no siendo canjeable.
  • Para la compra a través de la Oficina Electrónica es necesario registrarse previamente como usuario de la Delegación de Deportes. En la web de la Delegación de Deportes ( www.doshermanas.net ) figura una guía fácil para registrarse como usuario.
  • IMPORTANTE: es imprescindible que el usuario/a muestre en el control de acceso a la instalación el tícket de entrada generado con la compra junto con su DNI o documento válido de identificación personal para poder acceder a la misma. En el caso contrario no se permitirá el acceso a las instalaciones.

3.- OTRAS MEDIDAS ANTICOVID-19

  • Los vasos de piscina se cerrarán de 15:00 a 15:30 horas para proceder a las tareas de limpieza y desinfección establecidas con motivo de los protocolos COVID-19.
  • Previo a la apertura de la instalación se realizarán tareas de desinfección y limpieza, con especial incidencia en espacios cerrados, como vestuarios y aseos. En la misma jornada se repetirán dichas tareas de acuerdo con el protocolo.
  • La apertura de vestuarios se realizará conforme a la normativa vigente para asegurar en los mismos los aforos.
  • Las instalaciones estarán dotadas de señalética, itinerarios específicos, hidrogel, alfombras desinfectantes, control de aforo, dosificadores y sensores automáticos, así como otras medidas adicionales.
  • Se condenarán las fuentes de agua potable. Dada la importancia de mantener una hidratación adecuada, se recomienda a los usuarios/as que porten sus propias botellas de agua para su uso personal.

4.- OTROS ASPECTOS

  • Los ambigús de las piscinas permanecerán cerrados, permitiéndose el acceso con una nevera por unidad familiar o grupo de personas y menaje (cubiertos, vasos y platos) de plástico o papel.
  • Prohibida la entrada de bebidas alcohólicas, sillas (salvo personas con movilidad reducida acreditada), mesas, sombrillas y envases de vidrio.
  • Las piscinas contarán con formularios de instancias para que la población usuaria pueda realizar sus sugerencias o quejas. Dicho formulario deberá ser presentado a través del Registro General del Ayuntamiento. No obstante, los/as usuarios/as también pueden ejercer dicho derecho a través del Registro Electrónico de la sede electrónica del Ayuntamiento de Dos Hermanas ( www.doshermanas.es ).

5.- SEGURIDAD

  • Se refuerza notablemente la presencia de seguridad en todas las piscinas municipales, definiendo y compartiendo protocolos.
  • Se ha realizado reunión de coordinación con la Policía Local y definido el protocolo de vigilancia y seguridad de aplicación a las piscinas. Se contará con el apoyo y esfuerzo de la Policía Local en el desarrollo de la temporada, con especial vigilancia a los momentos de apertura de piscinas y fines de semana.

Más información sobre las normativas para baño recreativo

NATACIÓN LIBRE EN LOS MONTECILLOS Y MONTEQUINTO

Se desarrollará durante los meses de julio y agosto. de lunes a jueves, siendo la inscripción mensual, del 6 al 30 de julio y del 3 al 31 de agosto.

InstalaciónMañanaTarde
C.D.M. Montequinto11:30 a 12:30 horas19:30 a 20:30 horas
C.D.M. Los Montecillos 11:45 a 12:45 horas19:30 a 20:30 horas

PARTICIPANTES

  • A partir de 16 años (nacidos/as 2004).
  • Será requisito obligatorio saber nadar, tener autonomía en el medio acuático, buena condición física y realizar 50 m. sin parar, solo pudiendo realizar consultas y solicitar asesoramiento al personal técnico responsable. En el caso de no acreditar dichos requisitos, el participante causará baja.

PRECIO: El precio por participante y mes será de 22,00 euros.

INSCRIPCIONES:  A partir del jueves 2 de julio.

PROTOCOLO COVID 19

  • El acceso será 10 minutos antes del comienzo de la actividad y se realizará siguiendo los itinerarios señalizados, así como las indicaciones del personal de la instalación, siendo obligatorio el uso de mascarilla, limpieza de manos y presentar todos los días copia de la inscripción donde aparezca la instalación y el horario asignado.
  • Las fuentes de agua quedan precintadas, por lo que se aconseja llevar botella de agua o bebida de uso individual, no permitiéndose envases de vidrio).
  • Las pertenencias (ropa, toalla, botella de agua, objetos personales…) serán depositadas en las zonas asignadas para ello y sólo se podrá acceder a la zona de playa con chanclas y material auxiliar propio de uso exclusivo que tendrán que ser desinfectados.
  • El primer día de clase, el técnico responsable asignará una calle, que será la misma para todo el mes, debiendo cumplirse en todo momento las indicaciones del personal técnico.
  • Desde la Delegación de Deportes no se aportará ningún material auxiliar. En el caso de utilizarlo, tendrá que ser propio y de uso exclusivo, permitiéndose sólo, previa autorización del personal técnico, tablas, pull-boys, aletas y palas.
  • Uso recomendado de gafas y gorro de natación.
  • Será obligatorio el uso de ducha y limpieza de manos antes de entrar al agua.
  • Se deberá respetar la circulación de nado, así como las zonas de parada, siempre guardando la distancia mínima interpersonal de 1.5 m.
  • 5 minutos antes de la finalización de la sesión, los participantes deberán abandonar la zona de playa y saldrán de la instalación de forma ordenada siguiendo los itinerarios señalizados.
  • Ante cualquier síntoma o en caso de sospecha de estar infectado, el usuario debe ponerse en contacto inmediatamente con los servicios sanitarios, seguir todas sus indicaciones y abandonar la instalación.
  • Los positivos por COVID-19, aun asintomáticos, no podrán acceder a la instalación.

IMPORTANTE

Cumplir y respetar todas las normas, señalizaciones y protocolos de seguridad e higiene que se establezcan y que protegen su salud y la de los demás.

  • Se ruega la máxima responsabilidad y prudencia, priorizando siempre minimizar el riesgo de un posible contagio.
  • Toda persona que acceda a una instalación deberá cumplir con el protocolo publicado en el Real Decreto ley 21/2020, de 9 de junio, de medidas urgentes de prevención, contención y coordinación para hacer frente a la crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19, así como las indicaciones dictadas en el BOJA nº 39 de 19 de junio del 2020.
  • Las presentes normas son complementarias del Reglamento de Uso y Funcionamiento de las Instalaciones Deportivas Municipales (aprobado en Pleno Municipal de 24 de marzo de 2017 y publicado en el Boletín Oficial de la provincia de Sevilla número 82, de 10 de abril de 2017).
  • Las recomendaciones, protocolos, normas y condiciones de uso de aplicación a la instalación y sus usos podrán verse alterados por causas organizativas, normativas o de fuerza mayor.

Dado el especial contexto en el que ha de discurrir la presente temporada de uso recreativo y deportivo de piscinas de verano, se solicita una especial colaboración de la población usuaria para asegurar el cumplimiento de las normas y compatibilizar el derecho a la salud y al ocio de todos/as, respetando las indicaciones del personal de piscinas. Agradecemos su responsabilidad y comprensión.

Igualmente agradecemos, un año más, la valiosa colaboración del resto de delegaciones municipales (Movilidad y Limpieza Urbana, Proyectos y Obras, Medio Ambiente…), así como de EMASESA, y el compromiso de la plantilla de la Delegación de Deportes por su contribución al inicio y desarrollo de la presente temporada de piscinas municipales de verano.

Campus de verano de Dos Hermanas

Dirigido a niños/as nacidos/as entre 2006 y 2014 y disponible por semanas, como novedad, o quincenas en el C.D.M. Montequinto y el Palacio de los Deportes bajo la organización de la Delegación de Deportes del Ayuntamiento nazareno.

La Delegación de Deportes del Ayuntamiento de Dos Hermanas pone en marcha un nuevo año su Campus de verano, que dividido en semanas o quincenas, de lunes a viernes, se celebrará hasta el 31 de agosto. Eso sí, la continuidad del mismo en el mes de agosto estará condicionada por la demanda del servicio, así como por la evolución y desarrollo de las normativas relativas al COVID-19.

Las sedes elegidas para el desarrollo del Campus de verano 2020 son el Complejo Deportivo Municipal de Montequinto y el Palacio de los Deportes, que podrían ser modificadas por causas de fuerza mayor que impidan o desaconsejen su utilización. En tal caso, pasaría a designarse por la Delegación de Deportes otra instalación municipal en su lugar.

El horario previsto para la realización del Campus de verano será de 8:00 a 15:00, permitiendo la llegada y salida escalonada de los participantes con la siguiente distribución:

-8:00-09:00 h. Recepción de participantes

-9:00-14:00 h. Desarrollo de actividades

-14:00-15:00 h. Salida de participantes

La inscripción está dirigida a niños y niñas nacidos/as entre los años 2006 y 2014, estableciéndose grupos homogéneos por edades que funcionarán de forma independiente durante el desarrollo del campus, siempre que el número de participantes lo posibilite. En cualquier caso, la Delegación de Deportes se reserva el derecho a modificar el requisito del año de nacimiento de los/as posibles inscritos/as por motivos de organización.

Las inscripciones serán gestionadas por la Delegación de Deportes, estando limitadas las mismas al aforo permitido (50 plazas por sede y quincena) y asignándose por orden de inscripción.

La Delegación de Deportes se reserva el derecho a suspender la actividad en caso de que los grupos no reúnan un mínimo de participantes o inscritos que garanticen un uso adecuado de las instalaciones o la viabilidad de la actividad.

Mostrando el carácter inclusivo del Campus de verano de Dos Hermanas, se ofertarán ocho plazas en la segunda quincena del mes de julio en la sede del Palacio de los Deportes para niños/as con TEA (trastornos del espectro autista).

En cuanto al coste de la actividad, el precio por alumno/a y semana/quincena es de 32,50/65,00 euros, estableciéndose obligatoriamente los siguientes descuentos:

-2 hermanos o más en el mismo turno: 15% para el segundo hermano.

-3 ó más hermanos en el mismo turno: 20% para el tercero y siguientes.

-Inscritos en dos quincenas: 10% en la segunda quincena.

Hay que indicar que, para beneficiarse de los descuentos, la inscripción se tendrá que hacer de forma presencial, en horario de 9:00 a 14:00, en las oficinas de la Delegación de Deportes, situadas en el Palacio de los Deportes (calle Serrana s/n); y en el Complejo Deportivo Municipal de Montequinto (calle Murano 31).

Los interesados también podrán inscribirse de forma online a través de la oficina electrónica de la web de la Delegación de Deportes.

PROTOCOLO COVID-19

Debido a la alerta sanitaria, la presente edición del Campus de verano de Dos Hermanas plantea un protocolo y medidas higiénico-sanitarias para ofrecer a los participantes un espacio protegido en el que puedan disfrutar durante su estancia, tomando siempre como base las medidas que marque el Ministerio de Sanidad y las autoridades competentes para el desarrollo de la actividad.

Las pautas a seguir serán las siguientes:

  1. Los grupos serán de un máximo de 15 niños/as por cada monitor/a.
  2. Se establecerán horarios de entrada y salida escalonada para evitar aglomeraciones y deberán seguir los itinerarios establecidos.
  3. Se hará toma de temperatura a todos los participantes, no permitiendo la entrada a aquella persona que presente fiebre.
  4. El uso de mascarillas es obligatorio para los educadores y participantes del Campus durante todo el transcurso del programa, permitiéndose prescindir de ella en actividades deportivas cuando se pueda garantizar la distancia de seguridad.
  5. Todo el alumnado tendrá que desinfectarse las manos al inicio, durante y al finalizar la jornada.
  6. Los materiales serán específicos de cada grupo a lo largo de todo el programa, siendo desinfectados después de cada uso.
  7. Se establecerá un control de aseos para evitar que coincidan el alumnado de diferentes grupos en el baño.
  8. Se nombrará a una persona responsable para garantizar el cumplimiento de los protocolos establecidos.
  9. No se permitirá la realización de la actividad de aquellos/as menores que presenten síntomas relacionados con el COVID-19, avisando de forma inmediata a sus familiares para que puedan recogerlos y estableciéndose el protocolo establecido.
  10. Para participar en el Campus, todas las familias deberán aceptar una declaración responsable, donde garanticen que la salud del niño/a durante los 14 días previos a la entrada al campus ha sido la adecuada y no ha sufrido ni tos, ni fiebre ni cansancio o falta de aire, además de no haber estado en contacto con nadie con dicha sintomatología.

Más información Campus de verano de Dos Hermanas

Dos Hermanas, referente provincial de orientación, estrena circuito permanente

Actividad pionera a nivel provincial disponible desde el jueves 2 de julio en el Parque Forestal Dehesa de Doña María, escenario esta semana de un curso de iniciación a esta disciplina deportiva.

La iniciativa puesta en marcha entre las delegaciones de Deportes y Medio Ambiente del Ayuntamiento de Dos Hermanas, que de esta forma se convierte en el primer municipio de la provincia de Sevilla en contar con este tipo de instalación deportiva, ve la luz esta semana con el objetivo de ofrecer a los habitantes y visitantes la posibilidad de practicar la orientación en cualquier momento del año. Este circuito permanente se ubica en el Parque Forestal Dehesa de Doña María, que este mismo jueves, 2 de julio, acoge la segunda jornada de un curso de iniciación al deporte de orientación puesto en marcha para dar a conocer más una modalidad en claro auge en la localidad nazarena, sede a finales de febrero del Campeonato de Sevilla de centros escolares y que a finales de noviembre tiene previsto acoger una de las citas de la Liga Andaluza de orientación.

El curso, destinado principalmente a monitores/as deportivos, técnicos/as del propio consistorio y profesorado de los centros educativos de la localidad, aunque abierto a cualquier persona interesada y para el que finalmente se han inscrito 55 personas, comenzaba este miércoles de forma online con la parte teórica, a cargo de Manuel J. Mármol, delegado en Sevilla de la Federación Andaluza de Orientación.

En su segunda y última jornada, a realizar el jueves en el propio circuito, los asistentes al curso, organizado junto con la Delegación de Sevilla de la Federación Andaluza del Deporte de Orientación y el club ADOL (Asociación Deportiva de Orientación Lince), llevarán a cabo la parte práctica en la Dehesa de Doña María, balizada pertinentemente para la práctica de la modalidad y para lo que de forma previa se dará a conocer la aplicación para móviles y tabletas Iorienteering, actividad en la que colaborarán técnicos del club ADOL.

Dicho circuito de orientación, que de esta forma se inaugura de manera oficial, consiste básicamente en una instalación deportiva no regulada que dispone de puntos de control en el terreno por los que los practicantes de la modalidad deben pasar para seguir el recorrido dibujado en un mapa, que podrá descargarse desde la web de la Delegación de Deportes.

Esta actividad ofrece la posibilidad de una práctica lúdica, además de representar un recurso de enseñanza y un terreno de entrenamiento muy interesante y útil para organizaciones educativas y deportivas. Además, puede constituir un importante reclamo turístico por la conjunción de ambas actividades, así como para el fomento de hábitos de vida saludables entre la ciudadanía.

En España ya existen varios circuitos permanentes de orientación, a los que ahora se une el Parque Dehesa de Doña María, que entra a formar parte de esta novedosa oferta deportiva, en la que ha tenido mucho que ver la colaboración y asistencia técnica de la sevillana Asociación Deportiva de Orientación Lince (ADOL).

El circuito permanente de la localidad nazarena cuenta con cuatro tipos de recorridos.

•    ADAPTADO: Fácil, para personas con movilidad reducida.

•    VERDE: Fácil.

•    AZUL: Dificultad y distancia media.

•    ROJO: El de mayor dificultad técnica y distancia.

En este circuito se ha introducido además una novedad tecnológica, ya que sus recorridos pueden realizarse mediante el uso de las nuevas tecnologías utilizando el teléfono móvil. De hecho, existe la opción de seguir el recorrido confirmando el paso por los puntos de control mediante la lectura de códigos QR instalados en las balizas de cada recorrido. No obstante, se dispone de una tarjeta en el reverso del mapa para anotar unos códigos de letras, por si los usuarios no disponen de teléfono móvil o no desean usarlo.

Paños cerámicos

Primer paño cerámico cofrade (con texto) ubicado para recuerdo imperecedero en el viario nazareno a instancias de la Hermandad de Pasión de la barriada de Las Portadas de Dos Hermanas.

Fue éste dedicado tras la pérdida de quien fuese alma mater de la corporación y posterior hermano mayor, José Mije Dìaz, justamente instalado sobre la fachada del negocio que regentaba en el callejón Santa Cruz, y cuya lápida fue inaugurada por su viuda el Viernes de Dolores 6 de abril de 2001.

El texto, así como la idea de materializar dicho azulejo, fueron debidas a la iniciativa de Antonio Jesús Jiménez García, congratulándose la Hermandad con el hecho de convertir en realidad dicho proyecto.

Citar como anécdota que la cofradía discurrió en silencio aquel Martes Santo ante el paño cerámico.

Archivo Manuel Vargas.

Plaza del Arenal

Con esta entrada iniciamos una serie de entradas dedicadas a conocer mejor nuestras calles, su historia, acontecimientos que sucedieron en ellas, curiosidades. Espero que sea de vuestro agrado. Empezamos con unas de las plazas más importantes de la ciudad: la «Plaza del Arenal».

La plaza se ha llamado, sucesivamente, Plaza de Alfonso XIII, de la República, de Calvo Sotelo y del Arenal.

En un padrón parroquial de 1884 se cita la «Casilla Arenal» entre las denominadas «Haciendas y Recreos», germen del actual nombre. En el pleno de 30 de mayo de 1906 se le dió el nombre de «Plaza de Alfonso XIII».

En pleno de 9 de marzo de 1910 se faculta al alcalde para «tratar con la Compañía de Ferrocarriles autorización para hacer un paseo en las parcelas de la Estación y cuanto sea preciso para cubrir la gavia y hermosear e higienizar la entrada de la población». El 16 de junio de 1911 se acuerda denominar ha esta nueva zona ajardinada «Paseo de Fedérico Caro» para diferenciarla de la «Plaza de Alfonso XIII», que se inaugura el 24 del mismo mes y año. El 2 de Diciembre de 1913 falleció Fedérico Caro. Pocos años más tardes, Trinidad Guillén Román y Antono Quintano Alcoba solicitan licencia para poner un cinematógrafo gratuito en este paseo «con el fin de proporcionar al pueblo solaz y esparcimiento en las calurosas noches del estío». El 11 de febrero de 1916 se acuerda arreglar los jardines del paseo, que queda con bancos, plantas, acacias de bolas y plátanos orientales. El 19 de mayo de 1916 se reseña que en vista del mal estado del tablado de la música, que se encontraba en el paseo, se pide presupuesto. De tal modificación que tablado queda más grande (de 4,50 m2 en lugar de 3,50 m2) y con dos escaleras de acceso. El 9 de febrero de 1917 la Compañía Ferroviaria comunica que dentro de dicho año «construirá un nuevo edificio de viajeros y adoquinará la entrada de la estación».

La Corporación republicana, el 18 de abril de 1931, es decir cuatro días después de proclamarse la República, se le impone el nombre de «Fermín Galán» a la hasta entonces «Plaza de Alfonso XIII». Sin embargo, debieron considerar el asunto ya que por acuerdo de 6 de mayo de 1931 se sustituyó el nombre por el e «Plaza de la República». El 25 de abril de 1945 se adjudican las obras de herraje y cubierta del kiosco de la música.

Terminada la Guerra Civil recibió el nombre de «Plaza de Calvo Sotelo». El 23 de junio de 1973 tuvo lugar en esta plaza la Coronación Canónica de la Virgen de Valme, por el Cardenal de Sevilla José María Bueno Monreal, siendo padrinos el Almirante Luis Carrero Blanco y su esposa Carmen Pichot. Tras las primeras elecciones democráticas, la plaza recobró su nombre popular de «Plaza del Arenal».

En 2001 se aprobó un proyecto de remodelación de la plaza y construcción de un aparcamiento subterráneo de 500 plazas; la obra se inauguró en abril de 2003. La nueva imagen consta de un escenario con concha acústica en lugar del antiguo «tablado de la música», que generó una gran polémica. Al lado de la estación se instaló un original monumento del escultor utrerano Salvador García, que pretende realizar un homenaje del pueblo de Dos Hermanas al viajero. El conjunto monumental consta de un armazón de grandes dimensiones, que recuerda una maleta, y tres figuras, dos hombres y una mujer, portando una maleta, una carpeta y una mochila. El 12 de octubre de 2003 se inaugura el altorrelieve conmemorativo del XXX Aniversario de la Coronación, situado un un lateral del escenario, el acto fue dirigido por el Arzobispo de Sevilla ,nombrado Cardenal 9 días después, Fray Carlos Amigo Vallejo, el Alcalde Francisco Toscano y el Hermano Mayor de Valme, José Ramón Gómez Tinoco.

Escenario de concha acústica
Escenario de concha acústica
Palmera y asientos
Palmera y asientos
Monumento de homenaje de Dos Hermanas al viajero
Monumento de homenaje de Dos Hermanas al viajero
Palmera
Palmera

Fuente: Libro Calles, Plazas, Campo… Dos Hermanas de Pedro Sánchez Núñez de 2004

Monumento al Viajero

Este monumento es obra del artista utrerano Salvador García, y se colocó en 2001, con motivo de la remodelación de la «Plaza del Arenal».

En la memoria del documento se lee lo siguiente:
«Este es conjunto escultórico que pretende ser un homenaje del pueblo de Dos Hermanas al viajero y a todas aquellas personas que en su día arribaron a esta tierra y que hoy forman parte de su ciudadanía. De vocación monumental, está formado por dos elementos bien diferenciados que a sus vez constituyen una composición en la que ambos se integran y dialogan en perfecto equilibrio. Tanto la maleta, concebida como módulo escultórico de grandes dimensiones, como los personajes, armonizan conceptual como espacialmente. La horizontalidad y la verticalidad predominan en un conjunto que adolece de líneas oblícuas o discordantes. Los materiales empleados, acero cortén y bronce, juegan un papel importante en el aspecto visual y táctil de una obra que intenta ser al mismo tiempo didáctica y cercana al propio viandante. La perspectiva visual del conjunto debe prevalecer sobre cualquier anécdota puntual del mismo.
Como centro geométrico y compositivo se ha construido un armazón de grandes dimensiones que referencialmente recuerda una maleta. Simboliza el tránsito en forma de arco, pero al mismo tiempo puede suponer un punto de parada y encuentro. En el aspecto formal de esta obra, esqueleto de maleta, se ha sacrificado el detalle en función de la simplificación de planos y líneas. En su síntesis esencial radica su belleza estética. Esta interpretación de la maleta estaría compuesta principalmente por dos arcos que se engarzan y fijan al suelo y que con la incorporación de varios tirantes configuran la misma. El material empleado sería acero cortén, sus dimensiones serían de 8 metros de ancho por 5,5 metros de altura para cada uno de los arcos, alcanzando 2,2 metros de profundidad.
Las tres figuras, personajes que representan a dos hombres y una mujer, portarían una maleta, una carpeta y una mochila, indistintamente. Estilísticamente podríamos decir que esta obra escultórica está dentro del movimiento ‘nueva figuración’. Los volúmenes y enlaces suaves, prevaleciendo la elegancia sobre cualquier otra valoración calificativa que pudiese recibir el conjunto. Estas figuras alcanzarían la altura de 2,60 metros aproximadamente y estarían ubicadas en forma de triángulo, cuya situación espacial estuviese en perfecta sincronización y armonía con el módulo maleta, formando así un conjunto compositivo sólido. Se ejecutarán en bronce descansando directamente sobre el pavimento.»

Hombre con carpeta fabricado en bronce
Hombre con carpeta fabricado en bronce
Hombre portando una maleta fabricado en bronce
Hombre portando una maleta fabricado en bronce
Maleta fabricada en acero cortén
Maleta fabricada en acero cortén
Mujer llevando una mochila fabricada en bronce
Mujer llevando una mochila fabricada en bronce
Vista general del monumento
Vista general del monumento

Fuente: Libro Calles, Plazas, Campo… Dos Hermanas de Pedro Sánchez Núñez de 2004